Modelo de negocio que ofrece de manera gratuita un servicio básico y cobra por upgrades o contenidos adicionales, haciendo así al cliente que paga “cliente premium”. Al apostar por esta estrategia, lo importante es que el número de clientes premium generen ganancias suficientes para que la empresa cubra los gastos de todos los usuarios, incluyendo los free.