En el momento de posicionar nuestra página web, nos centramos en diversos aspectos que mejorar el SEO como las palabras clave, los enlaces, las metas o las imágenes.

Sin embargo, podemos dejarnos por el camino otros aspectos que aunque nos sean menos familiares también son importantes para la optimización de la web. En este caso os hablamos del crawl budget.

Para comprender mejor que son los crawlers podemos imaginarnos pequeñas arañas o robots virtuales que tienen los buscadores para rastrear y analizar todas las páginas webs que existen en la red. ¿Con qué finalidad? La de poder asignarle a cada web la posición que ‘merecen’ en las búsquedas de los usuarios.

Cada buscador cuenta con diferentes tipos de crawlers, y cada uno de ellos se encarga de transmitirle al buscador un tipo de información diferente.

¿Qué función tiene el crawl budget?

Concretamente, el crawl budget se ocupa de rastrear las páginas webs para saber qué tiempo de análisis debe asignarse a cada web. Y ahora te preguntarás… ¿en qué se basa el crawl budget para dedicarle más o menos tiempo de análisis a un sitio web?

Una página web tendrá asignado más tiempo de análisis en función de los siguientes factores: Calidad y frecuencia de actualización de los contenidos del blog o sección de noticias, autoridad de la página, accesibilidad, números de enlaces externos y calidad de los mismos, estructura, velocidad de carga, ausencia de errores y fluidez de contenidos.

¿Qué relación tiene el crawl budget con el SEO?

Puede ocurrir que el crawl budget que el buscador Google asigne a sus rastreadores para analizar nuestra página web no sea suficiente para que estos visiten de manera regular todas las páginas o secciones. Si ocurre esto, puede ocurrir que ciertas secciones no se posicionen tan bien como nos gustaría, ya que se ha comprobado que las páginas rastreadas más a menudo tienen más tráfico orgánico que las que no tienen la visita de Googlebot.

Para mejorar la frecuencia de rastreo de nuestra página web deberemos de encargarnos de convencer a los rastreadores de Google de que nuestro sitio web merece la atención y el tiempo de los crawlers, y para ello nada como ocuparnos de ofrecerles la máxima calidad y aportar valor añadido a los usuarios.

Algunos consejos para mejorar el tiempo y frecuencia de los crawls en nuestra web son:

  • Actualizar el contenido y añadir contenido que sea calidad.
  • El sitemap o estructura de la página debe cuidarse y actualizarse.
  • Estar atentos a posibles errores para corregirlos a tiempo.
  • Optimizar los enlaces internos a nuestra página. Esto se consigue utilizando la etiqueta ‘robots-txt’, que indican a los rastreadores las páginas en las que fijarse.
  • Aumentar los enlaces externos, especialmente de páginas de calidad hacia nuestra web. Con esto mejoramos el nivel de autoridad del site y Google, y otros buscadores, llegarán a la conclusión de que nuestra página merece que los rastreadores le dediquen más tiempo.