El CPC o coste por clic es la cantidad invertida cada vez que un usuario hace clic en un anuncio. El CPC de cualquier anuncio viene determinado por el anunciante; algunos anunciantes pueden estar dispuestos a pagar más que otros por los clics, en función de lo que anuncien.

En marketing online hace referencia al tipo de puja dentro de las campañas de Google Adwords, siendo actualmente el modelo más extendido en cualquier tipo de campaña y sector. Dependiendo del programa de gestión de publicidad elegido, tendremos la posibilidad de configurar o negociar el coste determinado por cada clic.

También se utiliza el término CPC para referirse al modelo de contratación de una campaña. En lugar de pagar por impresiones se paga por clics. Otras modalidades de cotización de campañas son CPM, donde se paga por las impresiones, CPL donde se paga por los leads conseguidos y CPA donde se paga por las compras realizadas.

Cuando contratamos una campaña en una modalidad distinta al CPC podemos calcular el CPC resultante dividiendo el importe de la campaña entre el número de clics.