La expresión se refiere a un espacio virtual en el que se intercambia y contrata publicidad entre los editores y los compradores a través de un sistema de gestión automatizado.

El motor para el funcionamiento de cualquier sistema de Ad Exchange es el Real Time Bidding, un mecanismo de puja en tiempo real. En él, los vendedores pueden decidir qué tipo de anuncios aceptan, bajo qué precio de venta o qué anunciantes aceptan o rechazan. El mercado aún no ha propuesto un término castellano, manteniendo el nombre original en inglés.